Archivo | Breña RSS feed for this section

Vista Panorámica de la Plaza Bolognesi

12 Oct

 

Plaza Bolognesi en el 2007

Plaza Bolognesi

Navegando por la web, encontré una foto panorámica de la Plaza Bolognesi, tomada por Johnny Mucha.

La vista permite apreciar la Plaza Bolognesi y la Avenida Brasil, mostrando parte de tres distritos: Breña (derecha de la Av. Brasil), Cercado de Lima y al fondo a la izquierda, el distrito de Jesús María.

Con relación al Cercado de Lima, es posible advertir que se han realizado modificaciones internas en el interior de la Unión Nacional de Ciegos, construyéndose cuartos u oficinas en un tercer piso (color amarillo). Esta institución se encuentra en la misma Plaza, a la izquierda de la Avenida Brasil. ¿Están permitidas estas modificaciones en un edificio histórico?

La vista de Breña es casi la misma desde hace muchos años, siempre con la imponente presencia de la Basílica Santuario María Auxiliadora, centros educativos de la orden salesiana y al fondo el Hospital del Niño (pintado de celeste). Este distrito no ha cambiado ni mejorado, más bien sufre un deterioro, como se puede apreciar en el derrumbe de una parte de la edificación la Plaza, en la primera cuadra de la Avenida Arica, que hasta ahora (2010) no ha sido restaurada por ningún alcalde breñense.  Feo espectáculo en la puerta de entrada del distrito.

En cambio, es impresionante el crecimiento vertical de Jesús María (al fondo a la izquierda), por todas partes se aprecian nuevos edificios que han cambiado la fisonomía del distrito y también su fuente de ingresos. Es un ejemplo de gestión municipal, ya que provee a los vecinos de centros asistenciales de salud, ambulancia, serenazgo, casa del adulto mayor, casa de la juventud, centros de manualidades, paseos y excursiones, además de embellecer plazas, calles y construir ciclovias.

Anuncios

El jirón Don Bosco

17 Ene
Hay quienes conocen de memoría los nombres antiguos y actuales de las calles, pero otras personas se desconciertan cuando los carteles no corresponden con el nombre que  buscan. Y hay muchas calles que se conocen de dos maneras, por ejemplo, en Pueblo Libre, el Jr. Cueva es ahora Juan Valer y 28 de Julio es Mariano Cornejo; en Lince, Canevaro es ahora Francisco de Zela; y la famosa avenida Wilson, es ahora Garcilaso de la Vega.

JIRÓN RIELES

En Breña, no sucede eso.  Son muy pocas personas que recuerdan que el actual jirón Don Bosco se llamó jirón Rieles en la primera mitad del siglo XX.  Después que los salesianos compraron en 1897 los terrenos que actualmente ocupan en Breña, pasaron pocos años hasta que se inauguró el tranvía eléctrico desde la Plaza Bolognesi con destino a Magdalena.  También por la avenida de la Magdalena (ahora Brasil) circulaban los primeros modernos vehículos automotores de servicio público.
Presumo que el nombre del jirón en cuestión, tenía alguna relación con los rieles por donde circulaba el tranvia, ya que era la segunda transversal de la Avenida de la Magdalena. Este jirón cortaba o separaba el terreno de los Salesianos, del terreno de las hermanas de María Auxiliadora, ambos de la misma congregación religiosa.
Por aquí partía el tranvia hasta el final de la Av. de la Magdalena (Hoy Brasil).
El Jr. Rieles figura en los planos del Censo de 1940, cuando todavía no se había creado el distrito de Breña. Siempre fue una zona tranquila y solitaria.
En los registros de los salesianos de 1963-64 figura lo siguiente:
El padre asesor hace la aclaración (sobre el terreno donde se proyecta en planos el nuevo edificio de la UES, en Jr. Rieles) de que la Congregación Salesiana no vende el terreno sobre el cual se construirá el local y que el terreno quedará a disposición de la UES mientras esta exista, así que problemas no hay, en cuanto hacer el edificio con miras al futuro. (Tomo 6, Folios 64-65).
Es decir, la Unión de Ex-alumnos salesianos pretendía construir su local en ese lugar.  Por lo visto, eso no sucedió, sino que el colegio se amplió y se construyó allí un auditorio.
Esquina del Jr. Don Bosco con el Jr. Huaraz. A la izquierda el Auditorio del Colegio Salesiano. Al fondo está la Av. Brasil. 20 Ene 2010
Hoy en día el Jr. Don Bosco sigue siendo un lugar solitario y algunos hasta lo consideran peligroso. En el diario PERU21 de mayo de 2009, alguien escribió un mensaje para el alcalde de Breña:

…no has arreglado las pistas en su totalidad, ni Huaraz, ni Varela y los delicuentes están todos los dias en la cdra 3 de Don Bosco con Varela o en las puertas del edificio de la cdra 10 de Varela…

Es cierto que en esa cuadra hay un grupo de personas que parecen pandilleros o delincuentes y generalmente los días viernes y sábados beben licor hasta la madrugada, Yo los he visto. Hace como un mes, visité al zapatero de la cuadra 13 del Jr. Huaraz para que me reparara una mochila. Me contó que le habían robado en su negocio durante la madrugada, ellos habían trepado por una cochera y se habían llevado varias cosas.

Yo se quienes han sido. A estos rateros los conoce todo el mundo. Viven en la cuadra 3 de Don Bosco, esa calle entre Huaraz y Varela. Esa gente ha venido del Callao a quedarse por acá y ha maleado toda esta parte“.

Y fue precisamente en el Jr. Don Bosco, esquina con Huaraz donde sufrí el robo de mi maletín el jueves 17 de enero de 2008.  Pero no fueron esos delincuentes los culpables sino varios tipos a bordo de un vehículo. Yo iba distraído hablando por celular por el Jr. Pichincha, crucé por la cuadra 2 de Don Bosco y cuando estaba llegando a Huaraz, un vehículo se detuvo,, bajó un muchacho que me arrebató el maletín y subió corriendo al auto que se fue a toda velocidad con dirección a Pueblo Libre. Fue una gran pérdida de documentos, facturas, boletas que debía rendir en mi trabajo, una cámara digital, un pasaje ida y vuelta a cualquier parte de Sudamérica (obsequiado por TACA), dos USB con información de la maestría, entre lo más importante.

Hoy en la avenida se está construyendo un conjunto habitacional en la cuarta cuadra, que antes perteneció a una fábrica. Esperemos que con más contribuyentes al Municipio para el sostenimiento del Serenazgo y la vigilancia privada mejore la seguridad de la zona.

Resumen financiero de 1958 de la Fábrica Cosmeta que funcionaba en la cuarta cuadra del Jr. Rieles.

Salesianos

6 Ene
El 23 de diciembre de 2009 asistí a una misa en la  Iglesia María Auxiliadora por motivo de la Navidad,  y recordé que muchos recuerdos de mi niñez estuvieron relacionados al mundo salesiano.
 
DON BOSCO Y SUS HIJOS

En la misa, el padre polaco Ricardo Lach no solo cumplió con el mensaje bíblico sino que contó varias anécdotas de su participación en el Censo de Población junto con su congregación en el Cusco y luego, como es su costumbre, nos dio la bendición remojando una escobita en agua bendita y echando a diestra y siniestra el agua a toda la gente, bajo la consigna “¡fuera el demonio!”. Algo bastante divertido, ya que empapó a muchos, y hasta por la espalda les tiraba el agua, jajaja.
Padre Ricardo Lach
Luego se desarrollaron varias actividades en el Politécnico (bailes, sorteos, música, etc), donde contó el Padre Lach que varios niños y jóvenes que eran llamados “pirañas” y pululaban en Lima drogados y sucios, formaban parte ahora de la Comunidad Salesiana. Al igual que Don Bosco, los salesianos recogen a los niños desamparados, huérfanos, sin importar si son delincuentes o no, y los alimentan, cuidan y alojan. Todo esto con las donaciones y la venta de los productos que fabrican. Nos mencionó que si deseábamos algún carpintero, pintor o lo que sea, sus chicos podían ofrecer esos servicios. “Nos autorizaron construir 3 pisos en el área de la parroquia, pero como somos algo tramposos, construimos cinco“, mencionó. La gente sonreia, mientras él explicaba que dicha construcción servia de “alojamiento” a los chicos. Llamó a uno de ellos, que tenía el mérito de haber ocupado los primeros puestos en el colegio. El muchacho de 14 o 15 años narraba un resumen de su vida, que era muy triste pero ahora estaba lleno de esperanza por la vida. Realmente, encomiable la labor del padre Lach, que hasta nos ofreció el Panetón Don Bosco, con la imagen del santo en la caja.
No hay congregación de la iglesia católica con la que simpatice más que la Salesiana, básicamente por su filosofía de trabajo, más que un ideal la educación es su estilo de vida. Don Bosco pensaba que el sufrir martirio y los sacrificios constantes no servían para los propósitos de Dios, por eso reñía a Domingo Savio, que pensaba alcanzar la santidad de esa forma. Don Bosco le advirtió que dejará de sacrificarse. El niño prácticamente no comía, ofrecía su ración a sus compañeros y rezaba casi 5 horas, por ello murió antes de cumplir los 15 años. Don Bosco sintió mucho esta pérdida. Si Santa Rosa hubiera nacido tres siglos después y tenido como tutor a Don Bosco, no hubiera muerto tan joven y hubiera dejado la tontería de autoflagelarse y torturarse.

Don Bosco

Otro acierto de Don Bosco, recomendaba:
“Cada uno, en lugar de hacer observaciones sobre lo que hacen los otros, esfuércese en cumplir con el mayor esmero posible las responsabilidades que le han sido confiadas” Frase que deben colgar en todas las oficinas.

Y otra precisa, “cuando comience entre nosotros el bienestar y las comodidades” la sociedad salesiana “ha terminado su misión” y “no olvidéis que nosotros estamos para los niños pobres y abandonados”. Excelente advertencia que muchas congregaciones católicas deberían imitar.
 
De niño asistía a las misas dominicales en la Iglesia María Auxiliadora. Era común que en mi casa no faltara “El Pan del Alma”, la hojita que repartian al ingresar al templo. Me gustaban los relatos bíblicos aunque en misa no entendía nada, por la pésima salida del sonido por los parlantes, que felizmente ya se reemplazaron. Asociaba al padre Carlos Cordero, con la figura de Don Bosco y recién entiendo como fue que un día, cuando cumplí años se acercó a mi casa para regalarme un “Nuevo Testamento”. El quería saber si vivía en buenas condiciones, con mis padres. Fui también a las verbenas del colegio con mi familia, desayunando el delicioso café con leche y jugando fulbito de mesa, sapo, etc. La recreación era también parte del programa educativo de Don Bosco y los salesianos lo llevan muy bien.
 
Mi abuelo materno, Victor Oswaldo Altamirano Caballero, junto con su hermano Jesús Ezequiel, fueron acogidos por los salesianos después de la muerte de su madre. En 1906 empezaron a funcionar los tranvías eléctricos en todo Lima y uno de ellos, la línea urbana Medalla – Cinco Esquinas cruzaba la Plaza de Santa Ana (hoy Plaza Italia). Un día, en momentos que mi bisabuela Celinda Caballero salía de la Iglesia de Santa Ana, uno de los cables del tranvía se desenganchó y la envolvió. La llevaron al hospital con graves quemaduras y falleció allí, tendría unos 28 años de edad. Sus hijos, Victor Oswaldo, nacido el 1ro. de abril de 1901 y Jesús Ezequiel, el 29 de abril de 1904 fueron internados por los salesianos en sus instalaciones de Breña. Estos talleres se habían inaugurado en 1892 en el Rímac y en 1897 se trasladaron a Breña. La Escuela de Artes y Oficios contaba con tres talleres: sastrería, carpintería y zapatería. Mi abuelo aprendió allí el oficio de su vida: carpintero. Las ventanas del Palacio de Gobierno fueron trabajadas por él, también el Palacio de Justicia y el Hotel Mossone en la Laguna de Huacachina.
Victor Oswaldo Altamirano Caballero
 
Lamentablemente al igual que en otras organizaciones religiosas, sacerdotes salesianos han abusado de menores, que empaña totalmente los logros que pudieran nombrarse. La iglesia ha debido tomar medidas drásticas para proteger al máximo la confianza que los cristianos depositan en los sacerdotes, sobre todo en lo que se refiere a su función educativa con niños y jóvenes. A los infractores no sólo se les debe aplicar severas penas clericales (excomunión, expulsión, etc), sino también pena carcelaria. Es una estupidez y un escandaloso encubrimiento intentar, como se hizo hace décadas, someterlos a tratamiento psicológico y darles otra oportunidad. La iglesia está en crisis y Juan Pablo II, antes de morir, se refirió a este asunto con claridad “la gente necesita saber que no hay lugar en el sacerdocio y en la vida religiosa para quienes podrían dañar a los jóvenes”. Juan Pablo II estaba dolido de este abuso de los más débiles por parte de quienes debían dar ejemplo de santidad.

A pesar de estas “manchas” execrables, los salesianos han sido responsables de que muchas personas hayan encontrado el camino, un rumbo para sus vidas. El legado de Don Bosco es inmenso en el Perú y en todo el mundo. Existen centros de esta orden en más de 128 países, entre colegios, parroquias, centros de atención al niño de la calle, centros misioneros y cooperación con organizaciones oficiales y no gubernamentales en beneficio de la juventud más necesitada.

Para terminar la nota, un video de la película “Don Bosco” de Lodovico Gasparini, con el actor Flavio Insinna:

 

   

Otro film con el famoso actor Ben Gazzara realizado en 1988, que a mi parecer es el que más se parece al santo:

 

En Breña se construyó un Estadio entre 1922 y 1923

9 Mar
Sí, Breña tuvo un estadio de fútbol, usado también para la carrera de perros, denominándose el CANÓDROMO.
 
El fútbol en la segunda década del siglo XX dejó su halo aristocràtico por un semblante más popular, manifestado en la creciente demanda de nuevos espectáculos de ocio de parte de un público cada vez más numeroso y heterogéneo. Por ello resultó razonable que las instituciones deportivas se propusieran la construcción de estadios.
 
La sociedad limeña había cambiado rápidamente. Los sectores obreros se habían consolidado con las reinvidicaciones laborales y sociales que derivaron en la ley de ocho horas de trabajo y el descanso en el fin de semana. El surgimiento del tiempo libre de la actividad productiva, la introducción de la electricidad para iluminación nocturna, el tranvia y e automóvil al servicio del transporte, el telégrafo para las comunicaciones sensibilizó a los habitantes frente a lo moderno y los predispuso a aceptar nuevas formas de ocio.
Por todo ello, no sorprende que al momento de edificar estadios no se construyera sólo uno, sino tres entre 1922 y 1923. El primero fue del Circolo Sportivo Italiano denominado Victor Manuel III, construído al lado de las vías del tranvía cerca a Magdalena. El segundo estadio fue el Estadio Nacional de Santa Beatriz.
El tercer estadio fue el más pequeño, el Estadio de la Asociación Amateur (ubicado en la Av. Arica en Breña, donde se encuentra el colegio La Salle) utilizado para partidos de fútbol y carreras de perros. Fue demolido durante la década de los treinta y el terreno comprado por el colegio La Salle para la construcción de su Estadio. También se le llamó Lima Kenex Park.