Un dulce recuerdo: aprendiendo a leer

6 Feb

Muchas personas cuando se les pregunta ¿quién te enseñó leer?, responden que fue cuando empezaron a asistir a la escuela, como un simple o vago recuerdo de aprendizaje escolar.  La respuesta es diferente cuando se vive el descubrimiento de la lectura con alguien de la familia: la mamá, el papá o los abuelos, porque la acción estrecha los lazos afectivos. En este caso es un recuerdo “dulce” o “gratificante” porque está presente el cariño, el afecto de una relación fraternal.

Mi descubrimiento de la lectura empezó a muy temprana edad, gracias a la paciencia de mi abuelo materno, don Víctor Oswaldo Altamirano Caballero quien cada día me enseñaba una página del libro “Coquito”. Entusiasmado repetía cada sílaba, admiraba los dibujos y día a día esperaba con ansías las siguientes páginas del entrañable libro.  Por eso, cuando finalmente asistí a la escuela por primera vez, ya sabía leer y escribir.

coquito2Contenido del libro “Coquito” de Everardo Zapata Santillana.

Conocí al mejor abuelo del mundo, sí aquel que me enseñó a leer, me entretenía en su oficio, me contaba cuentos, me traía juguetes y me acompañaba a la escuela:  “Pito, pito, caminando“, decía.  Recuerdo que en su afán de protegerme de los niños agresivos del colegio, amenazaba en la formación a los que me rodeaban, pero se equivocaba porque ellos eran tan tranquilos como yo.  ¿cómo lograba entrar allí?. Me avergonzaba y por eso querìa ir solo al colegio y para cerciorarme que no me seguía, volteaba la esquina y luego regresaba para ver si él estaba tras mis pasos.

Lo acompañaba siempre cuando trabajaba en su oficio de carpintero en el patio de la casa. Era el “aprendiz”, me entregaba un martillo pequeño y me pedía que le enderezara los clavos…  yo pensaba que lo ayudaba, jajaja. Jugaba y me divertía con los caballos de madera que traía, los carretes de madera con el que construía casas y fortalezas.  Recuerdo – a pesar de tener cerca de tres años – que al iniciarse el terremoto de 1970 a/, corrí a buscar a mi abuelo que lavaba su ropa en una batea. El me cargó y protegió.  

Victor Oswaldo Altamirano CaballeroVíctor Oswaldo Altamirano Caballero (1900-1974)

Nunca me di cuenta que el cáncer lo consumía, por eso cuando el lunes 20 de mayo de 1974, regresé del colegio y observé que una sábana cubría todo su cuerpo, no entendía claramente que estaba pasando, le pregunté a mi padre que sollozaba y supe que había fallecido, pero no comprendía más.  Tenía 6 años de edad. Días después su pérdida la sentí profundamente, lo eché mucho de menos a mi querido abuelo.

Este es un homenaje a la memoria de Víctor Oswaldo, quien tuvo una infancia difícil porque la tragedia y las dificultades rondaron siempre su vida y quizás por eso  no fue el mejor padre con sus hijos o un esposo ejemplar, pero para mí, que tuve la suerte de vivir con él, fue el mejor de los abuelos.

Lima, 6 de febrero de 2014.

a/ El terremoto ocurrió el domingo 31 de mayo de 1970 en la costa peruana, causando la muerte de 69 mil personas.    Se trató del movimiento telúrico más destructor del siglo XX en toda América.

Anuncios

¿Nos cuidan desde el más allá?

4 Ene

Escrito el 4 de enero de 2014.

El año pasado, dormía plácidamente con mi familia, cuando un juguete alcancía – de esos que entona una canción al introducirle una moneda – sonaba sin parar. Me levanté como pude y siendo imposible silenciarlo, me dirigí a la sala para buscar un destornillador y quitarle las baterías. De pronto advierto humo por todos lados debido a que el hervidor eléctrico se estaba quemando al haberse consumido el agua en su interior. ¿fue una coincidencia el aviso?.

Unos meses después, despierto en la madrugada y observo luces multicolores por todo el cuarto que salían detrás del televisor. Pensé que se trataba de un incendio. Con el corazón en la boca, descubro que era una pelotita que emite destellos de colores cuando se golpea. ¿quién la golpeó?. En esos segundos, recibo una llamada de emergencia de mi esposa. ¿otra coincidencia?

Hay más. El 9 de octubre de 1974, era el cumpleaños de mi hermana Maritza, ella limpiaba el cuarto. Estaba sola escuchando la radio a todo volumen y tocaron la puerta de la habitación. Como nadie respondía, abrió y encontró la casa llena de humo y la cocina incendiándose. Aterrada corrió a buscarnos, yo jugaba con mi hermana Nelly fuera de la casa. Los vecinos ayudaron a apagar el incendio, aunque se quemó casi todo. Pero, ¿quién tocó la puerta?

ImagenMaritza Rosalba Abad Altamirano (1959-1988)

De estas hay muchas historias, se dice que los ángeles te ayudan en momentos de peligro y que cuidan siempre a las personas. Son estos ángeles ¿algún familiar que nos protege?. Hoy, a 26 años de su muerte, recuerdo a mi hermanita, alegre, extrovertida, trabajadora, siempre preocupada por su familia y sé que ahora nos cuida desde el cielo.

Siempre estaràs viviendo en mi corazón, mi querida hermana.

Anacaona, inteligente y seductora

4 Abr

Es frecuente en las principales ciudades de América y Europa encontrarnos con monumentos a Cristóbal Colón, pero son pocos en los que está acompañado de una bella mujer: Anacaona. Ella  se presenta a los pies del Almirante Cristóbal Colón, semidesnuda con solo un taparrabos y unas plumas en el cabello. 
—-

anacaona2
Monumento a Cristóbal Colón (Lima, Perú). Foto: José Abad
A los pies del Almirante, una mujer semidesnuda que sería la taína Anacaona.

Cuando llega Colón a América, toda la tripulación que llevaba meses sin cruzarse con una mujer, quedaron embelesados con Anacaona. Ella poseía belleza, ingenio y talento, que son las armas más poderosas de la seducción. Fresca y codiciable por todos, esta mujer de veintiocho primaveras no estaba sola, su marido el indio Caonabo, cacique severo y belicoso no veía con buenos ojos los galanteos, miradas, sonrisas que sin ningún respeto le regalaban los extranjeros.  La situación empeoró con el contingente que dejó Colón en el fuerte Navidad.  Malos españoles, abusaron de las mujeres, esclavizaron y humillaron a los naturales. 

La misma Anacaona que en un principio sentía admiración por ellos, después de observar y quizás sufrir en carne propia sus tropelias, abrigó para ellos desprecio y rechazo, por eso cuando su marido decide eliminarlos, que con él no había circunstancias atenuantes ni influencias, ella lo apoyó en su empresa.   Así, Caonabo y los suyos destruyeron el fuerte y asesinaron a todos los españoles que se encontraban allí.    Cuando regresa Colón con un mayor contingente y se percata de la masacre, lo captura y deporta a España,  pero en medio del océano, Caonabo escapa de sus cadenas, monta una rebelión y hunde el barco, muriendo en la contienda.

Después, Anacaona consolida su autoridad gobernando la provincia de Xaragua,  la única que no había sucumbido al dominio extranjero.  Sin embargo, España necesitaba el control total de la isla y al mando de Nicolás de Ovando avanzaron con 2500 hombres armados.   Ovando que sabía de la importancia de los jefes o caciques taínos cuyas órdenes eran inmediatamente ejecutadas por el pueblo, decide engañarlos tendiéndoles una emboscada. Se presenta como amigo, organiza una fiesta o banquete, donde asiste Anacaona y 80 jefes más y ante una señal 300 soldados y 70 jinetes inician la matanza de los jerarcas.  Anacaona, logra escapar pero es capturada por Ovando quien sin contemplaciones la ahorcó en público:

“Desde un costado de la plazoleta, el pueblo acompaña a su reina. Anacaona sube los tres escalones que le separan de la plataforma; se ve derrotada pero no vencida, no gime ni se queja. El verdugo se acerca a ella, le coloca la soga en torno al cuello, luego la ayuda a subir a un taburete y templa la cuerda. Anacaona alza la cara por encima del horizonte; contempla a su gente. El verdugo le quita el taburete. El nudo se corre…”
Luis Darío Bernal Pinilla, “Anacaona y las tormentas”

anacaona3

Anacaona en el Monumento a Cristóbal Colón (Santo Domingo, República Dominicana). Foto: José Abad

Historiadores y cronistas elogian a esta heroina dominicana, Bartolomé de Las Casas se refiere a ella como “nobilísima persona, gran señora, benemérita de los cristianos”. Herrera la califica como  “insigne,  mujer prudente y entendida”. Pedro Mártir  de Anglería y Juan Bautista Muñoz coinciden con denominarla “famosa heroína. Charlevoix menciona que Anacaona es “una mujer de ingenio superior a su sexo y a su nación“, el barón Emile Nau dice de ella “graciosa reina e ilustre poetisa”, don Antonio del Monte y Tejada la llena de elogios y don José Gabriel García afirma que su “hermosura incomparable corría  parejas con sus talentos y sus virtudes“. Gianbattista Ramusio;  “a su belleza se unía el  ingenio y la afabilidad, el padre Meriño la presenta como “la india más hermosa y de más esclarecido talento. Javier Angulo Gurídi dice “era bella, generosa y espiritual” y el conde Roselly de Lourgues,  “la más notable individualidad; de imparable fama, y  musa visible que personificada la suave poesía y el vivo esplendor de las Antillas“.

La “flor de oro” que es el significado de su nombre en lengua taína, llenaba con su belleza toda la isla, y  por igual la celebraban indígenas y españoles.  Su pérdida fue un duro golpe para los nativos y quedó inmortalizada en la historia por su  valentía y gran corazón.

Aquí el tema que en su homenaje compone el boricua Catalino Tite Curet Alonso, interpretado por Cheo Feliciano:

El sol no regresa

7 Abr

Una letra interesante que pasaría desapercibida si no fuera tan bien interpretada por la española Natalia Jiménez. La música que combina la ranchera mexicana con el pop rock es muy original y un video inteligente, que usa una calle del centro histórico de México para mostrar sencillez, frescura y creo, la fama definitiva para la cantautora.

Quién ve por primera vez al grupo, piensa que está ante una banda mexicana, pero no, se trata de un conjunto madrileño La Quinta Estación que triunfó primero en México, antes que en su propio país.

Me gusta mucho la canción, por eso comparto la letra y video:

EL SOL NO REGRESA

Hace dias perdi
en alguna cantina
la mitad de mi alma
más el quince de propina

No es que sea el alcohol
la mejor medicina
pero ayuda a olvidar
cuando no ves la salida

Hoy que intento contar
que todo va bien
aunque no te lo creas
aunque a estas alturas
un último esfuerzo
no valga la pena
hoy los buenos recuerdos
se caen por las escaleras

y tras varios tequilas
las nubes se van pero el sol no regresa

sueños de habitación
de un hotel de carretera
y unas gotas de lluvia
que guardo en esta maleta

ruedan por el colchón
de un hotel de carretera
y unas gotas de lluvia
que guardo en esta maleta

ruedan por el colchón
de mi cama ya desierta
es la mejor solución
para el dolor de cabeza

hoy que intento contar
que todo va bien
aunque no te lo creas
y aunque a estas alturas
un último esfuerzo
no valga la pena
hoy los buenos recuerdos
se caen por las escaleras

y tras varios tequilas
las nubes se van pero el sol no regresa…

Imagen

El mulato de la escoba

23 Abr

Ayer volví a ver la película “Un mulato llamado Martín” filmada en 1975 por el director  Tito Davison en una coproducción mexicana- peruana.   El actor René Muñoz se gana las palmas, no sólo por su parecido asombroso al santo de la escoba sino por su calidad actoral.

René Muñoz, nacido en Cuba en 1938, es un gran actor recordado en España, México y en el Perú por su interpretación del santo limeño, aunque no a través de la misma película como se podría deducir. Y es que Muñoz realizó este personaje en distintas producciones. En España es inolvidable en la película “Fray Escoba” filmada en blanco y negro, donde interpretó precisamente a San Martín de Porres y que hizo de él un actor conocido y personaje muy querido.  Habiendo ya realizado estudios en España y Francia, viaja a México y protagoniza la telenovela “San Martín de Porres”, obteniendo un éxito rotundo.

Película “Un mulato llamado Martín”

Pero su mejor interpretación la realiza en la película “Un mulato llamado Martín“. Aquí aparecen actores peruanos como Luis Alvarez interpretando al cacique indio, Reynaldo Arenas como el indio Túpac, Ricardo Fernández como barbero, Luis Cabrera, entre otros. También interpretando a la hermana del santo a  Gloria María Ureta. Participaron tres de los hermanos Velásquez: Mario, José y Carlos que formaban el grupo “Histrión”. Este equipo fue responsable del vestuario de la época.  Pasa desapercibido como “escenógrafo”, el productor Efraín Aguilar “Betito”, encargado de diseñar los elementos visuales de las escenas.

Incluso hace unos años caminando con mi hija, me saludo el actor Enrique Avilés tenía un papel secundario como esclavo en esa película y que ha interpretado otros roles, también secundarios, en varias producciones peruanas.  Fue para mi una sorpresa ya que me habló con familiaridad.  Luego, comprendí el saludo cuando me percaté que su hija estudiaba en el mismo colegio y por ello, habiéndome visto en las reuniones de padres, era un conocido para él.

Una película “globalizada” ya que  tenía como director al chileno Tito Davison (trabajó en Argentina y México), siendo el actor principal un cubano (René Muñoz), además de participar actores mexicanos, españoles y peruanos.

Aquí una escena donde aparece René Muñoz interpretando a San Martín de Porres y el esclavo, interpretado por Enrique Avilés (1:07:35).

Vista Panorámica de la Plaza Bolognesi

12 Oct

 

Plaza Bolognesi en el 2007

Plaza Bolognesi

Navegando por la web, encontré una foto panorámica de la Plaza Bolognesi, tomada por Johnny Mucha.

La vista permite apreciar la Plaza Bolognesi y la Avenida Brasil, mostrando parte de tres distritos: Breña (derecha de la Av. Brasil), Cercado de Lima y al fondo a la izquierda, el distrito de Jesús María.

Con relación al Cercado de Lima, es posible advertir que se han realizado modificaciones internas en el interior de la Unión Nacional de Ciegos, construyéndose cuartos u oficinas en un tercer piso (color amarillo). Esta institución se encuentra en la misma Plaza, a la izquierda de la Avenida Brasil. ¿Están permitidas estas modificaciones en un edificio histórico?

La vista de Breña es casi la misma desde hace muchos años, siempre con la imponente presencia de la Basílica Santuario María Auxiliadora, centros educativos de la orden salesiana y al fondo el Hospital del Niño (pintado de celeste). Este distrito no ha cambiado ni mejorado, más bien sufre un deterioro, como se puede apreciar en el derrumbe de una parte de la edificación la Plaza, en la primera cuadra de la Avenida Arica, que hasta ahora (2010) no ha sido restaurada por ningún alcalde breñense.  Feo espectáculo en la puerta de entrada del distrito.

En cambio, es impresionante el crecimiento vertical de Jesús María (al fondo a la izquierda), por todas partes se aprecian nuevos edificios que han cambiado la fisonomía del distrito y también su fuente de ingresos. Es un ejemplo de gestión municipal, ya que provee a los vecinos de centros asistenciales de salud, ambulancia, serenazgo, casa del adulto mayor, casa de la juventud, centros de manualidades, paseos y excursiones, además de embellecer plazas, calles y construir ciclovias.

Anécdotas en la Amazonía

4 Jun
Aquellos relatos de aventuras, como caminar en medio de la selva arriesgando la vida, rodeado por una tribu salvaje, parecen sacados de una novela o película de ficción, pero en el Perú es una realidad y suceden estos hechos frecuentemente. Más de un trabajador del Estado tiene anécdotas de este tipo cuando se ha atrevido a viajar en comisión de servicios al “monte”, palabra que usa la mayoría de habitantes de la selva urbana para referirse a la selva rural.


De la selva, sus visitantes

No son pocos los habitantes de las comunidades nativas en la Amazonía. Según el Censo de Población y Vivienda del año 2007 existen 332 mil 975 nativos en la selva, de los cuales los asháninkas constituyen el grupo más numeroso con 88 mil 103 habitantes, es decir de todos los nativos amazónicos un poco más de la cuarta parte son asháninkas. Le siguen los aguarunas con 55 mil 366 (17%).

Hay un serio déficit en el acceso a los servicios de estas personas, a pesar de que han mejorado algunos indicadores. Por ejemplo, la población que alcanza la secundaria ha crecido de 15% en 1993 a 29% en el 2007, sin embargo existen serios problemas de saneamiento, salud, alfabetización e incluso hay quienes no tienen ningún documento de identidad.

Los riesgos de los visitantes no se limitan al encuentro de tribús agresivas, sino también a ser víctimas de enfermedades, mordeduras y picaduras de insectos, ataque de animales silvestres y a las averías o percances de las embarcaciones, que en la mayoría de los casos puede tener consecuencias fatales.

Hace unos años un amigo mío, Jorge Marchand quien trabaja en la Oficina Zonal de Estadística e Informática de Tarapoto, remitió a su superior el Informe Nº 005-2006-CPV-INEI-SM/OZT donde narra los riesgos que debió afrontar con su grupo, a fin de “aplicar” la Encuesta Nacional Continua (ENCO) a las comunidades nativas:

Con fecha 20 de Julio de 2006 realicé el viaje en avioneta desde Tarapoto a la provincia de Datem del Marañon, haciendo escala en la ciudad de Yurimaguas… Se contrató un deslizador para 7 pasajeros, en el cual viaje con el personal de la ENCO (Supervisor y encuestador), un nativo ashuar y dos dirigentes representantes de esa comunidad quienes nos servirían de guía. Su presencia era necesaria para nuestra seguridad  ya que conocen el lugar y dominan el dialecto.

La partida desde Datem del Marañón se realizó el día 21 de Julio a las  3 de la tarde, el viaje duró 2 días y medio  realizando 2 escalas (comunidades de ULLPAYACU y LIMONCOCHA). Posteriormente llegamos  a la comunidad de CHUINTAR a escasas hora y media de la frontera con el Ecuador, donde dejamos el deslizador ya que el río se encontraba bajo de cauce e imposible de navegar, luego emprendimos una caminata de 5 horas por un camino de trocha y a través de una tupida vegetación hasta  llegar a  nuestro destino (23 de Julio a las 7 de la noche).

Durante la travesía, la tripulación estuvo expuesta a muchos riesgos que pusieron en peligro nuestras vidas: A escasos minutos de llegar al distrito de ULLPAYACU (7 de la noche) se apagó el motor del deslizador  a consecuencia del ingreso de agua a los conductos del motor. Este hecho, ocasionó el nerviosismo de la tripulación al no saber que hacer ante este inconveniente, más aún que la corriente del caudaloso río Pastaza nos llevaba  peligrosamente a una “muyuna” (remolino) de aproximadamente 10 metros de diámetro. Para suerte nuestra, un árbol inclinado a orillas del río se atravesó lográndonos sostener fuertemente y con la soga de la proa amarrarlo momentáneamente hasta que el motor fuera reparado.

En la caminata de 5 horas, estuvimos  expuestos a las mordeduras de serpientes y arañas venenosas, ser aplastados por una manada de  guanganas, así como atacados por tigrillos  entre otros animales peligrosos.

Al llegar a la comunidad, algunos nativos con el rostro pintado portaban armas de fuego (retrocarga)  y machetes, lo que en algún momento nos hizo suponer que estábamos en peligro[…].

Estas comunidades están afectadas por la MALARIA y TUBERCULOSIS los cuales se tiene antecedentes que el contagio de esta última es a través del MASATO. Esta  bebida es una de las más tradicionales en las comunidades nativas de la selva, tal es así  que los nativos por tradición tienen la costumbre de invitar a sus visitantes dándoles la bienvenida o en acontecimientos importantes; su preparación esta compuesta por yuca masticada y que a través de la saliva se  fermenta en un determinado tiempo.

Nuestra presencia en la comunidad y el evento motivó la invitación del MASATO, el cual ingerimos con bastante recelo por el riesgo de contraer esa enfermedad. El APU de esa comunidad nos cedió un ambiente (Tambo) donde pasaríamos las noches en que duraría nuestra estadía. En este tambo encontramos arañas y tarántulas así como murciélagos considerados peligrosos, ya que su mordedura origina el mal de la RABIA. El personal para dormir con tranquilidad, se dedicó a matar a los murciélagos con un arma nativa llamada PUCUNA el cual contiene dardos venenosos. Con la finalidad que estos animales no se acerquen mientras dormíamos, encendimos alcusas (Mecheros) en  cada esquina de la habitación.

Durante nuestro viaje de retorno, nos sorprendió una torrencial lluvia acompañada de rayos, truenos y relámpagos (5 de la tarde) el cielo se puso gris y la tormenta  originó enormes olas en el río Pastaza. El motorista realizó una mala maniobra durante el trayecto y por la velocidad en que nos dirigíamos encallamos en un banco de arena en pleno centro del río, este incidente casi hace voltear la embarcación, lo que nos obligó a bajarnos en pleno río para sacar a la nave del atolladero de arena, en un río que esta plagado de lagartos negros y otros animales peligrosos.


Nativo ashuar

Y toda esta travesía para encuestar a los nativos con el objetivo de que el Estado cuente con las estadísticas necesarias para tomar decisiones. Mi primo Willy Altamirano, médico epidemiólogo en un Hospital Nacional y rescatista voluntario de Defensa Civil, tuvo una experiencia más agradable, a pesar que está acostumbrado a las tragedias, ya que participó activamente en el incendio de Mesa Redonda, incendio de la discoteca Utopia, terremoto de Pisco, la emisión de gases tóxicos y explosiones del volcán Ubinas, las inundaciones en el Cusco, etc. Así narra su encuentro con Asháninkas:

He conocido el VRAE, valle del río Apurímac – Ene donde realicé un servicio médico en una comunidad Asháninca y tomé tres vasos de masato. El primero porque era el jefe de la delegación medica, el segundo por que al devolver el vaso lo hice con el agujero hacia arriba, lo que significa para la tribu que deseaba repetir la bebida. Después le ofrecieron un vaso a la enfermera, que muy astutamente lo llevó a sus labios y lo cedió al siguiente. A pesar de haber pasado el vaso por 15 personas, cuando llegó a una técnica de enfermeria que era la última, comprobó que éste permanecía lleno. Para no hacer un desplante a la tribu y estando ya mareado, me ofrecí para beberlo.  Observando mi actitud, el jefe de la tribu, de nombre ANATO me abrazó, me besó y dijo que yo era “AMIKARI” que significa amigo y llamó a una de sus tres esposas, para obsequiarme tres chaquiras hechas de diente de mono. A través de la maestra que era la intérprete, entendí su discurso, que no olvidaré jamás: “A pesar de que ustedes han tenido la desgracia de no haber nacido Asháninkas, cada vez que usen este brazalete serán de los nuestros” y a sólo tres personas de la delegación que consideró “amigos” les entregó el brazalete. Los otros médicos y enfermeras sentian envidia y trataron de comprarlo a los indigenas pero ellos no lo vendían porque era un tabú y sólo lo podían usar los ashánincas y “amikaris”.

Este brazalete es un recuerdo muy hermoso. En ninguna feria artesanal lo venden y si alguna vez vuelvo a visitar a este noble pueblo con sólo presentarlo tendré alojamiento y comida gratis ya que soy AMIKARI.




Willy Altamirano y brigadista en el río Apurímac


Pero todos los médicos no han tenido un encuentro tan feliz como Willy Altamirano. En el año 2004 funcionarios del Ministerio de Salud fueron cruelmente asesinados por miembros de la comunidad Awajun. Ellos visitaban en grupo comunidades muy distantes y su equipo estaba conformado por seis profesionales: médico, enfermera, obstetriz, odontólogo, antropólogo/sociólogo y técnico de enfermería. Realizaban una labor admirable ya que hacían frente a las condiciones climáticas adversas, terreno agreste y a sus propios problemas de salud, ya que se presentaban casos de contagios de bartonella, tifoidea, accidentes y lesiones, incluyendo los problemas de adaptación. Estos operativos duraban algunas veces entre ventiuno y cuarenta días.

A algún “brillante” burócrata detrás de un escritorio se le ocurrió disminuir los grupos a solo cuatro integrantes, para aminorar costos, dejando de lado al antropólogo/sociólogo, quien era pieza fundamental en la mediación entre la comunidad y los brigadistas de salud. Los nativos poseen una cosmovisión completamente diferente a la occidental por lo que, sin un especialista que conozca sus costumbres, se ponía en riesgo a todo el grupo. Y así sucedió, el grupo entero fue asesinado,  debido a la transgresión de las costumbres ancestrales de la comunidad.

Termino este post mostrando mi reconocimiento a todos los valientes profesionales del Estado, médicos, encuestadores, educadores, etc, que arriesgan su vida por mejorar los servicios de las comunidades de nuestro país. La gran mayoría de estos funcionarios públicos están mal remunerados, sin embargo su mística de trabajo pasa desapercibida por los medios de comunicación, que sólo les importa la muerte, la corrupción y los escandaletes faranduleros.